Home Área Metropolitana Huelva Capital La venta de ‘carne mechá’ al corte agravó la extensión del brote de listeriosis en Huelva
La venta de ‘carne mechá’ al corte agravó la extensión del brote de listeriosis en Huelva
0

La venta de ‘carne mechá’ al corte agravó la extensión del brote de listeriosis en Huelva

0

La alerta alimentaria por el brote de listeriosis detectado en Andalucía no ha frenado de momento ni la alarma social existente ni el aumento de afectados, sobre todo en Sevilla y Huelva, provincias donde se confirmaron los primeros casos en personas que habían consumido la carne mechada marca La Mechá, donde parece estar el origen del mal.

La venta de 'carne mechá' al corte agravó la extensión del brote de listeriosis en Huelva Huelva Capital 1

Un repaso por los supermercados de Huelva de mayores ventas confirma que los paquetes de carne mechada La Mechá han desaparecido de la sección de charcutería y también han sido eliminados de sus secciones de venta on line, donde estaban alojados hasta hace poco. De paso, la crisis de la carne mechá marca La Mechá no solo afecta a esta marca y empresa sevillana (Margrudis) sino que se está llevando por delante a otras firmas  que nada tienen que ver con el brote. Suele pasar en este tipo de crisis alimentaria.

Los pocos y escasos inspectores sanitarios existentes en Huelva y las autoridades, con la colaboración de las grandes cadenas de distribución han retirado de los canales de venta la carne mechada contaminada por listeriosis pero los casos siguen apareciendo. Y lo seguirán haciendo pues hasta el 15 no se decretó la alerta y la incubación del mal es larga.

A esto se añade que en muchos supermercados las piezas de carne han sido vendidas al corte y no se conoce la marca concreta consumida por lo que muchos afectados no han podido advertir lo que habían comido. Y si encima se añade que el periodo de incubación puede llegar hasta los dos meses, aseguran que estamos ante una punta de iceberg que tardará en remitir.

El hecho de que la carne mechada sea un alimento muy consumido en verano obliga a extremar los controles, la vigilancia y las advertencias.

La venta de 'carne mechá' al corte agravó la extensión del brote de listeriosis en Huelva Huelva Capital 2

Los casos de listeriosis comenzaron a aparecer de forma aislada a finales de julio y de momento la Consejería de Salud ha localizado 71: 57 en Sevilla, 5 en Huelva, 3 en Málaga, 3 en Granada y otros 3 en Cádiz. Y el caso más grave es el de una mujer embarazada que ha perdido a su bebé. Tenía la placenta contaminada por la listeria monocytogenes aunque la Junta separa este caso de los 71 restantes por su complejidad.

Salud insiste en que decretó la alerta cuando tuvo confirmación del origen del foco. Hasta el día 15 no concretó que estaba en la firma Margrudis (La Mechá), de Sevilla. Se paralizó la producción pero mucha carne había sido consumida y aun estaba, sin marca, en muchos frigoríficos.

Uno de los efectos que está provocando esta crisis alimentaria es que las consultas en los centros de salud están creciendo justo en una época, verano, en la que la afluencia de pacientes baja sobremanera. El hecho de que la listeriosis se manifieste asociada problemas gastrointestinales, tan comunes y propios de la época estival, amplía el potencial espectro de afectados.

La listeriosis es una infección causada por el germen ‘listeria monocytogenes’. Las personas por lo general enferman con listeriosis después de comer alimentos contaminados. La enfermedad afecta principalmente a mujeres embarazadas, recién nacidos, adultos mayores y personas con el sistema inmunitario debilitado. Es poco común que personas en otros grupos se enfermen con una infección por listeria.

La Junta incide en que la listeriosis es generalmente una “enfermedad leve”, que cursa produciendo fiebre y diarrea de manera similar a otras infecciones trasmitidas por alimentos, pero este tipo de infección por listeria es raramente diagnosticado. “No obstante, en ciertos grupos de personas como son las mujeres embarazadas, puede causar una afección grave que afecte al feto”, subraya la Consejería, antes de añadir que “también son especialmente sensibles las personas mayores” y que “los pacientes con el sistema inmunitario debilitado pueden desarrollar síntomas”.

Las personas con listeriosis invasiva generalmente presentan síntomas entre una y cuatro semanas después de haber comido alimentos contaminados con listeria, incluso en algunos casos algunas personas presentan síntomas hasta 70 días después de la exposición. No obstante, también hay casos en que los síntomas aparecen tan temprano como el mismo día de la exposición.

La Junta reitera que “todos los años se identifican casos de enfermos de listeriosis” que, “salvo excepciones, no pueden ser asociados a brotes porque los síntomas se presentan muy tardíamente” y en las encuestas epidemiológicas es “casi imposible” que los afectados recuerden con cierta exactitud no solo los alimentos ingeridos hace tres, cuatro o más semanas, y mucho menos, los lugares de compra y las marcas.

Asimismo, también apunta que este hecho es determinante y caracteriza en gran medida la dificultad de investigar estas infecciones, en cuanto a identificar el posible alimento origen de la infección, así como las posibles asociaciones entre los diferentes enfermos que se pueden producir en un periodo de tiempo que pueda coincidir con el período de incubación a partir de un caso concreto.

Los síntomas que presenta la enfermedad son fiebre, dolores musculares, vómitos o diarreas, rigidez de cuello, confusión y debilidad. Salud y Familias pide a los ciudadanos con cuadros como estos que se dirijan a su centro de salud o a las Urgencias más cercanas.