Home Gente Elena Martínez del Hoyo. El método de una madre coraje
Elena Martínez del Hoyo. El método de una madre coraje

Elena Martínez del Hoyo. El método de una madre coraje

1.40K
0

 

Cuando mi amigo Alfonso Martínez del Hoyo logra localizarme y me pone al corriente de su deseo no tengo ni que pensarlo. Primero, porque Alfonso forma parte de ese engranaje íntimo de mi juventud y adolescencia que siempre conforman a una persona, aunque no sepas nada de ella en el tiempo. Y, en segundo lugar, por su prima hermana, Elena. No la conocía. La saga de los Martínez del Hoyo es tan numerosa en Huelva que uno llega a perderse dentro de esa capacidad prolífica de la misma y de todos los que llevan ese apellido. Pero cuando contacto con ella por teléfono solamente el timbre de su voz me pone en alerta de que estoy ante una persona digna merecedora de ser miembro de su saga.

Elena tiene una voz dulce, juvenil y extraordinariamente musical. Enseguida te invita a empatizar con ella y cuando me cuenta su historia no tengo más remedio que decirme cuán ignorantes somos ante realidades que conviven con nosotros, a nuestro lado, y que no conocemos o no queremos conocerlas. Me resulta todo tan extraño, que parece que lo que me cuenta haya sucedido hace siglos y, sin embargo, fue prácticamente ayer. Elena es una persona de mirada clara, de ojos verdes melosos, aunque ella diga que son acaramelados, que te va  atrapando poco a poco con sus conocimientos y con su manera tan didáctica y fácil que tiene de exponer las cosas.20768100_929587457181932_2242867093125966617_n

Elena Martínez del Hoyo Vázquez nace en Huelva cuando el año de 1.968  va tocando a su fin. Es la última chica de seis hermanas y la penúltima hija de siete hermanos. A este galimatías contribuyeron sus padres, pues después de llenar el libro de familia con seis niñas, su madre, a los cuarenta y siete años, se queda de nuevo embarazada, y nace el ansiado varón. En una familia tan numerosa la felicidad ha de ser a la fuerza obligatoria y Elena, como sus hermanas, se educa en el colegio  Las Esclavas, en el mismo Paseo de Santa Fe dónde viven. Es una niña inquieta, atrevida en sus juegos y tan osada que se hace el terror del monopatín de todas las calles adyacentes y de aquellas otras tan propias de la ciudad que les sirven de pistas idóneas para lanzarse en  veloces y ágiles  bajadas en su tabla con ruedas. Este afán lógico por el juego se traducía en el hecho de que, en el colegio, se la tuviera como una niña distraída, que no prestaba atención y poco estudiosa. Estos calificativos formaron su oculta mochila que empezó a llevar a la espalda. Ella sabía que no era así, pero tampoco sabía explicar la causa. A partir de 8º de E.G.B. la matriculan en el colegio del Santo Ángel, en la cuesta del Conquero que tan bien conocía con su monopatín. Y es aquí, donde enseguida se dieron cuenta de que a Elena le pasaba algo. Que no era una niña distraída, vaga o irresponsable. Elena tenía un problema que no le habían sabido detectar en su momento y que no se explicaban cómo podía haber llegado hasta ese nivel académico sin que a nadie se le hubiera encendido la luz roja de alarma. De un dictado de medio folio podía tener  ciento cuarenta faltas de ortografía y de su lectura no enterarse. Elena Martínez del Hoyo era disléxica.

Entonces se puso en marcha un mecanismo rudimentario en un país que, paradójicamente, en plena década de los ochenta, carecía de profesionales solventes para afrontarlo. Su tía Maruja Martín, una dama que tuve la suerte de conocer y admirar, en verano, ideó un método especial para ella. Un ejercicio consistente en una especie de dictado grabado con su propia voz para estimular y relacionar las zonas de cognición y desarrollo. Asimismo, rellenó cientos y cientos cuadernillos de Rubio. La capacidad de sufrimiento y la tenacidad de Elena no tiene límites y consigue acabar el C.O.U. y empezar y terminar la carrera de Turismo. Y fue cursando el segundo curso de la carrera cuando logra entrar a trabajar en la empresa Hipercor, en el departamento de Formación. Ello va a marcar un punto de inflexión tanto en la vida personal cuanto profesional de Elena. Y esta breve introducción personal, previa a la profesional, la podemos terminar diciendo que es madre de dos hijos; Fernando y Alejandra. Y va a ser precisamente. Alejandra, el eje fundamentalmente sobre el que va a girar sus estudios, su formación y su futuro. Alejandra nace con el mismo problema de su madre, pero agravado con el hecho de que también padece discálculo. A partir de aquí nace Alejandra para el futuro y renace con más fuerza aún la figura de la madre.49206694_10205089126864796_7512047609163284480_n

Elena Martìnez del Hoyo se muestra tal como es, sin florituras ni aspavientos. Es una mujer jovial, cercana, activa y tremendamente dinámica. Mientras bebe un refresco en la cafetería de Gran Vía dónde nos hemos sentados antes de que entre en directo en un programa para HuelvaTv, mira con curiosidad a uno y otro lado, como intentando comprobar si se ha producido algo nuevo en su ciudad, que tanto ama. Aprovecho que me mira para pedirle que se defina como persona y como profesional. Entonces su rostro se abre y su mirada suspira a la par que se hinchan sus pulmones. “Soy ante todo, una onubense que ha tenido la suerte de nacer en una gran familia de siete hermanos y roseada siempre de mucho amor. Estudiando segundo de Turismo, empecé a trabajar en la empresa Hipercor y lo hice durante dieciocho años. Esta experiencia fue mi auténtica carrera, pues en ella entré en un proceso de formación contínuo, formación de formadores, liderazgo de equipos de trabajos, etc., que me permitió crecer personal y profesionalmente.”

¿Qué significa pata ti el nacimiento de Alejandra? Vuelve a mirarme , pero ahora sus ojos son tiernos y evocadores. “ Todo en mi vida. Nada de lo que he trabajado, emprendido y estudiado tendría sentido sin ella. Por eso siempre digo que Coequipo nace del amor incondicional de una madre por ayudar a su hija, Alejandra, en su difícil camino en el aprendizaje para superar su dislexia y discálculo y diez años después, no te puedes imaginar lo que siento al poder decir que nace este pequeño  libro que presento aquí, en mi tierra, el jueves. TE ATREVES A VOLAR, como el resultado de diez años de trabajo e investigación, para ella y con la única finalidad y deseo de hacerle fácil lo difícil y con la ilusión de que le permita volar hasta dónde se atreva a soñar. Convéncete, Miguel, cuando uno quiere PUEDE, aunque a veces llegues a pensar que no alcanzarás tus sueños sigues andando, no te pares”. Con el nacimiento de Alejandra, le resulta imposible conciliar su vida familiar y la profesional. Entonces decide, en muy mala época, pues coincide con la caída del sistema financiero mundial, dejar Hipercor y fundar Kaimaleón en 2.007 y en la localidad de Punta Umbría. Durante tres años llevó la parte comercial de la empresa junto a estudios sobre el autoconocimiento de las personas, impartió cursos de Formación para diferentes empresas y fundaciones y se sacó el Certificado de Coach. “ Efectivamente…¡tuve un gran ojo empresarial” – rie – Pero ello me obligó a poner en marcha todo lo aprendido en mi vida laboral . “Un problema es una oportunidad que nos da la vida para demostrarnos a nosotros mismos y a los demás lo que somos capaces de hacer”cartel real

Todos estos avatares la obligan a agudizar el ingenio y seguir formándome en todo aquello que marca y condiciona a las personas. En el año 2.011 da un nuevo giro a su vida profesional para ayudar a las empresas a crear equipos de trabajos y formar a los jóvenes, especialmente adolescentes, mediante el desarrollo de un nuevo sistema de enseñanza cuya finalidad es enseñar a esos adolescentes enfrentarse a sus miedos y potenciar sus cualidades; orientar a los padres en el difícil camino de la paternidad. ¿Qué es Coequipo, Elena? “ Se trata de una metodología que utiliza dos poderosas herramientas: el coaching y el trabajo en equipo. Estas dos herramientas puestas al servicio de conseguir nivelar los hemiferios cerebrales y sacar así lo mejor de las personas. Nuestros campos de actuación son las empresas y la educación, pilares fundamentales e imprescindibles de toda la sociedad. Ten en cuenta que las empresas mueven la economía y con la educación formamos a nuestra juventud, motores de nuestro futuro. Además, uno de nuestros retos es formar líderes que dejen huellas…que gestionen desde el alma y de forma consciente; que sepan sacar lo mejor de cada uno desde la mejor versión que todos tenemos”.

Elena, le vuelvo a preguntar, ante la creciente proliferación de términos anglosajones, la persona que no está inmerso en este mundo, como es mi caso, se encuentra un tanto perdida. ¿Qué es un coach del equilibrio? “Este es un término que yo misma acuñé. Verás como me entiendes. El trabajo del coach consiste en poner espejos para que sus clientes se miren y, a través de ellos, crezcan haciendo un recorrido usando diferentes herramientas. Por esto, cuando hablo de Coach del Equilibrio estoy diciendo que el objetivo de éste es conectar el cerebro y el corazón de las personas. Porque, por lo general, están desajustados. Yo siempre, en este caso, hago una pregunta. ¿Por qué en un mismo país, con las mismas circunstancias, algunas personas crecen y otras quedan rezagadas? Pues es fácil, los analizas un poco y te das cuenta que las personas que no crecen suelen estar desequilibradas interiormente. ¿Qué si me refiero a cualquier persona de cualquier país?.  Por supuesto, no existe ninguna diferencia. Nuestra metodología es una herramienta que procede de la neurociencia y tiene la ventaja de ser entendible por todo individuo individualmente, con independencia de su raza o procedencia, porque la neurología es una ciencia universal. No te olvides de que nosotros tratamos de hacer lo difícil fácil.”16195801_10202512028718953_7464629139438128321_n

Me hablabas, Elena, de que en tu metodología utilizáis el modelo de los cuadrantes cerebrales. ¿Qué significa esto para un ignorante como yo? Se vuelve a reir mientras apura su refresco. Mira el reloj y me consulta si vamos bien de tiempo. Le contesto que no se preocupe que estamos muy cerca. Entonces se anima y se mete en este tema que vive, trabaja y la encandila. “ El cerebro se divide en cuatro cuadrantes y lo que hacemos es comprobar a qué cuadrante le damos más prioridad para desenvolvernos en nuestro entorno. Según el cuadrante que predomine en ti significa que percibes el mundo de determinada manera. Cuando eres consciente de dónde estás tienes más posibilidades para equilibrar tus cuadrantes y obtener lo mejor de ti.”

Ahora si que se nos acaba el tiempo. Cruzamos la Gran Vía y nos metemos en el ambiente británico de la antigua Casa Colón. Ella, que hacía tiempo que no venía por aquí, no puede resistirse a entrar al jardín y contemplar la bella fuente de hierro. A esa hora está vacía de curiosos y turistas. Respira con fuerza como si quisiera retener una parte del aire de su tierra en los pulmones. Cuando me mira tiene los ojos humedecidos. Quisiera, antes de entrar y enfrentarse a las cámaras, que me dijera algo sobre su libro ¿Te atreves a volar?. Algo que conserve en el corazón como un valor imperecedero. “Gracias, Miguel. Mi método gestiona las emociones, modifica el modo de aprender y formar en las aulas y las empresas para sacar lo mejor de cada uno. Soy una convencida de que toda persona es capaz de potenciar todos sus talentos viviendo desde su esencia y no desde su ego. Estoy convencida de que los equipos de trabajo cohesionados son el motor de las empresas. Estoy convencida de cómo nos condicionan nuestros padres en la vida… y con este libro, ¿Te atreves a volar?, quiero acercar un trocito de todo lo que durante diez años he estudiado hasta ella, hasta Alejandra, para que se sorprenda de hasta dónde es capaz de llegar”55500782_652068021880644_892496635060289536_n.jpg

Las cámaras la enfocan y me siento detrás de las luces. Su figura refulge como un sol cuando empieza a hablar. Es Elena Martines del Hoyo Vázquez. Una madre coraje.


Cerrar