Home Sierra Alájar Francisco Canales: “Nos rodearon siete barcos del ejército israelí en aguas internacionales”
0

Francisco Canales: “Nos rodearon siete barcos del ejército israelí en aguas internacionales”

0

Francisco Canales ha vivido una auténtica aventura. Sabía las consecuencias, pero su espíritu de lucha y su defensa de los derechos humanos llevo a este residente en Alájar a embarcarse en un barco de bandera sueca rumbo a Gaza con la flotilla de la libertad y denunciar el estado de represión al que Israel somete al estado Palestino. Ha vivido algunos días muy duros en una prisión israelí incomunicado y ha vuelto a su pueblo en calidad de deportado. Tras su travesía ha querido atender a Diariodehuelva.es para contar los detalles de esta noticia de calado internacional.

¿Cómo acaba un ciudadano de Alájar retenido en Israel?

Pues porque en Alájar vive también Zohar Chamberlain que es una de las principales activistas de la asociación Rumbo a Gaza. Aunque es nacida en Israel lleva mucho tiempo aquí en España y es un referente en el movimiento por los derechos de Palestina.

¿Cómo surgió la idea y cómo se preparó?

Bueno, esta es una campaña que lleva haciéndose ya mucho tiempo. En 2010 fue la primera campaña que, mediante un barco turco, intentó llevar material humanitario y hubo un apresamiento muy violento por parte de Israel en el que hubo 9 activistas muertos y muchísimos heridos y a partir de ese momento se intenta repetir y darle continuidad por un lado para recordar aquella acción del ejercito israelí y por otra para intentar romper el bloqueo a Gaza y llevar ayuda humanitaria. Entonces, es algo que lleva mucho tiempo fraguándose y que se hace desde diversas asociaciones internacionales.

¿Cuál es su situación legal ahora mismo?

Simplemente soy un deportado, no puedo entrar en Israel legalmente durante un mínimo de 10 años. Nosotros intentaremos poner en marcha algunas acciones legales para intentar hacer una queja formal de cómo se han hecho las cosas por parte de Israel, porque se nos apresó en aguas internacionales, algo que es completamente ilegal.

¿Cómo fue ese apresamiento?

Desde el día 2 y 3 de agosto ya venían persiguiéndonos barcos militares egipcios que tienen un acuerdo con los israelíes para coordinarse en lo que es el bloqueo a Gaza. A finales del día 3 los barcos egipcios desaparecieron pero en la noche empezamos a escuchar diversos motores de embarcaciones y hay un primer contacto por radio donde se nos advierte que no se nos va a dejar continuar y que se nos abordaría para impedirnos continuar hacia Gaza. Luego, más entrada la noche comenzaron a verse las diferentes luces de navegación de las embarcaciones que nos iban rodeando, unas siete en total y finalmente en torno a la 1.00 hora española nos abordaron.

Y posteriormente… ¿dónde te llevaron?

El abordaje lo hicieron tropas militares de élite con armas de asalto que inmediatamente se hicieron con el control del barco y comenzaron con los registros. Se incautaron de mucho material del que ellos sospechan que puede ser de su interés como cámaras fotográficas o teléfonos y posteriormente comienzan a hacer maniobras para remolcarnos con el barco más grande hasta el puerto de Askhelon.

Ya dentro del puerto tenían preparada una zona militar con una serie de tiendas de campaña, era un ‘tinglao’ enorme con más de 200 militares solo para llevarnos por diferentes instalaciones donde nos hicieron diversos registros, interrogatorios, exámenes médicos… allí estamos bastantes horas hasta que nos pasan a la policía de inmigración, donde se nos empieza a enseñar una serie de documentos para poder ser deportados del país rápidamente. Finalmente nos llevaron a una prisión más al interior del país y allí permanecí cuatro días hasta que nos deportaron.

Te ofrecieron firmar un documento para una deportación más rápida pero tú te negaste a firmarlo ¿verdad?

Sí, ellos desde el principio nos ofrecen firmar un documento en el que reconocemos que hemos entrado ilegalmente en Israel y que más o menos venía a decir que éramos inmigrantes ilegales lo que permitiría expulsarnos rápidamente y así ellos se garantizan una cierta legalidad, pero nos negamos porque fuimos apresados en aguas internacionales y conducidos por la fuerza a Israel, no tenían derecho a hacerlo.

Al no firmarlo, se inició un trámite administrativo en el que se supone que íbamos a pasar por un tribunal y en el que ellos mismos incumplieron su reglamento. Después de leerme mis derechos se me convocó para pasar ante el tribunal para el miércoles a las 15.00 horas, pero ese mismo día a las 5.00 horas ya me deportaron, por lo que no llegué a pasar por un tribunal. Se saltaron su procedimiento para expulsarnos lo antes posible.

Durante ese tiempo que estuviste apresado…¿Pudiste ponerte en contacto con algún representante del Gobierno español?

El cónsul si se preocupó por nuestra situación, el mismo sábado en el que ocurrieron los hechos no le dejaron entrar y luego ya el domingo sí tuvimos una primera visita y el martes una segunda. Eso sí, en prisión estábamos incomunicados sin tener acceso a ningún teléfono y prácticamente a ninguna información. Pero el consul español sí vino a verme, se hizo cargo de hablar con mi familia contactar con la organización para comunicarles cómo nos encontrábamos y por ese lado sí estuvieron bastante presentes.

Y todo este periplo … ¿Ha servido para algo?

Sí, claro que sí. Nosotros sabemos que no hemos podido cumplir todo lo que queríamos pero por lo menos se ha llamado la atención sobre la forma en la que actúa Israel y eso es bastante importante porque, si actúa así con nosotros que somos ciudadanos europeos y tenemos ciertas garantías imáginate cómo pueden actuar con los palestinos que no tienen ningún respaldo y creo que por lo menos se despierta a la opinión pública.

El objetivo final ¿cuál hubiera sido?

El principal era llamar la atención sobre el bloqueo ilegal al que Israel somete a Gaza, y el segundo era llevar ayuda humanitaria a Gaza y entregar los barcos a una asociación de pescadores con la que lo habíamos pactado previamente.

¿Qué ha pasado con ese material?

Pues tanto los barcos como el material humanitario los tiene confiscados Israel como ya ha pasado en otras ocasiones.

Después de esta experiencia… ¿Seguirás vinculado al movimiento pro Palestina?

Pues sí, seguiremos luchando, no perdemos la esperanza y creemos que se pueden hacer cosas importantes. Hay que intentarlo y seguiremos adelante.