Home Huelva Huelva descubre a José Ponce Bernal, un periodista onubense comprometido que falleció torturado tras la Guerra Civil
Huelva descubre a José Ponce Bernal, un periodista onubense comprometido que falleció torturado tras la Guerra Civil

Huelva descubre a José Ponce Bernal, un periodista onubense comprometido que falleció torturado tras la Guerra Civil

141
0

Su nieta, la también periodista Felicidad Mendoza Ponce, da a conocer la vida y obra de un hombre que escribió contra la pobreza extrema, promocionó la provincia en el exterior, narró el devenir de la contienda en Andalucía e impulsó el Ateneo Popular onubense, entre otros muchos logros.

La posguerra lo condujo al ostracismo y al olvido, pero los onubenses ya pueden conocer la vida, obra y acción de un periodista de Huelva con quien la provincia, sin duda, está en deuda. Se trata de José Ponce Bernal (Huelva 1898 – Madrid 1940), o ‘Blanqui-Azul’, seudónimo con el que firmó muchos de sus artículos, quien murió torturado en una cárcel madrileña tras la Guerra Civil después de una vida dedicada a escribir contra la desigualdad social y la extrema pobreza.

Ponce

La provincia onubense debe tal descubrimiento a su nieta, la también periodista onubense Felicidad Mendoza Ponce, quien ha dado a conocer la vida y obra de su abuelo tras llevar a cabo una ardua y profunda investigación y analizar más de un millar de documentos,sus 394 artículos que ha podido localizar, 60 fotografías, 42 tarjetas postales y cartas, su acción política y los sumarios de las cuatro causas judiciales que se abrieron contra él.

Postales

A través de un estudio sobre el que ha versado su tesis doctoral, ‘Biografía personal, profesional, intelectual y política del periodista José Ponce Bernal (Huelva 1898 – Madrid 1940)’, dirigida por el profesor de Historia del Periodismo, Agustín Martínez de las Heras, y que ha sido merecedor de la máxima nota, Sobresaliente Cum Laude, por parte de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Felicidad Mendoza hace un recorrido por la vida de un hombre al que los onubenses, entre otras muchas cosas, le deben la puesta en marcha del Ateneo Popular y numerosas acciones para promocionar la provincia en el exterior.

JosePonceBernalColegio

Tal y como desgranó su nieta durante la exposición de su tesis doctoral, en la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM, Ponce Bernal se inició en el periodismo y utilizó la profesión para intentar cambiar el estado de las cosas y hacer ver a los onubenses que tenían que ser protagonistas de su tiempo y responsables de su futuro. Además, utilizó la política convencido de que era “el único instrumento capaz de acabar con la desigualdad social, con la extrema pobreza y con el sistema caciquil impuesto en la provincia durante la Restauración y la Dictadura de Primo de Rivera y que pervivió también en la etapa republicana”.

Cronista social de los diarios onubenses La Provincia, El Defensor o Diario de Huelva, el protagonista de este estudio instó a la unión de todas las fuerzas sociales para promocionar la provincia onubense y, como inspirador intelectual, fue el artífice del catálogo ‘Huelva, cuna del descubrimiento de América’, un bello documento redactado íntegramente por él que mostraba las bondades de una provincia que tenía muchas joyas que mostrar al mundo. Se editó a propósito de la Exposición Iberoamericana de 1929, cuando Huelva vivió la decepción de no ser la provincia elegida para acoger la muestra. Ponce Bernal, lejos de amilanarse, animó a todos a sacar provecho de la muestra y atraer al turismo que iba a visitar Sevilla desde todos los lugares del mundo.

Asimismo, José Ponce se rebelaba contra la situación de miles de personas que vivían en condiciones de pobreza extrema. “La indiferencia de la clase política y el ambiente generalizado de conformismo y desidia enervaban a Ponce”, explicó su nieta, por lo que “escribió páginas y páginas lamentando la vida miserable y desgraciada que había tocado vivir a demasiada gente”.

Acción política. Tales convicciones le llevaron a la acción política y se convirtió en el líder onubense del Partido Republicano Democrático Federal. El 14 de abril de 1931, día de la proclamación de la II República, se dirigió al pueblo desde el balcón del Gobierno Civil de Huelva junto a los socialistas Ramón González Peña y Amós Sabrás. Defensor de que todas las formaciones de izquierda se presentaran de forma conjunta a las elecciones, dos años después presentó su dimisión porque sus compañeros de partido votaron en contra de esa posición.

Un año después, José Ponce Bernal estuvo encarcelado durante siete meses por su implicación en la huelga revolucionaria de octubre de 1934, que se había organizado desde su casa de la calle Ricardo Velázquez. Para ello, había dejado las llaves al diputado socialista Crescenciano Bilbao, por lo que, tras un registro policial, fue detenido y acusado de cómplice.

PrisionHuelvaPoncePitaLorenzo

En 1935 se decretó su libertad condicional y se marchó a Madrid, donde se afilió al Partido Socialista y se enroló en el Frente Popular que acabó ganando las elecciones de febrero de 1936, una victoria que trajo la amnistía para todos los presos políticos y que, en consecuencia, le dejaba en libertad.

PrisionHuelvaPonce

Poco después, al inicio de la Guerra Civil, el periódico Claridad le envió de corresponsal al frente sur para cubrir la información en todo el subsector de Andalucía y del sur de Extremadura. “Sus crónicas ejercían influencia en el ánimo de las tropas leales a la República y también en retaguardia”, expone Felicidad Mendoza, al tiempo que destaca que sus textos “sirven para recrear el panorama de la guerra en el frente de Andalucía” y que “mostró un gran sentido de la piedad para todos los muertos, fueran o no aliados”.

Posteriormente, desde el periódico Avance, órgano del PSOE, Ponce Bernal “destacó la necesidad de buscar la unidad como única salida para ganar la guerra a los sublevados”, por lo que “llamó a la creación del Partido Único del Proletariado” y “solicitó el auxilio de todas las naciones”, pues “creía que la causa de España era la de toda la democracia internacional”.

Tras acabar la guerra fue ingresado en una cárcel, donde murió “en la más absoluta soledad después de varios días de agonía”. Antes, desde la misma prisión, enviaba mensajes a su familia a través de cartas que sorteaban la censura mediante el uso de la metáfora.

Tal y como lo define su nieta, “José Ponce Bernal hizo un periodismo militante y comprometido” y “fue sin duda un intelectual en el amplio sentido del término que utilizó Unamuno y otros de su generación en el siglo XIX y a comienzos del XX”.

En la defensa de su tesis, la nieta del periodista onubense dijo que su objetivo principal era que se considerara la figura de su abuelo y se pudiera difundir su obra porque era “merecedor del reconocimiento, la memoria y el respeto”. Ahora, por fin, podrá tener “un lugar en el mundo”.


Cerrar