Home Sin categoría Fuerte respuesta social a la concentración convocada contra los fosfoyesos

Fuerte respuesta social a la concentración convocada contra los fosfoyesos

274
0

Más de un millar de personas participaron en la noche del martes 6 de noviembre en la concentración convocada en la Plaza de las Monjas de la capital bajo el lema ‘Por una marisma limpia. Fosfoyesos fuera’. La Mesa de la Ría, un movimiento ciudadano a la vez reconvertido en partido político, reclamó a las administraciones, al Gobierno y a la Junta de Andalucía que no acepten el proyecto presentado por la empresa Fertiberia porque lo único que hace es “ponerle una capita de tierra encima” a las 1.200 hectáreas de fosfoyesos que ocupan las marismas del Tinto.

La protesta llega justo quince años después de la primera manifestación y la Mesa de la Ría ha logrado el respaldo de 72 colectivos sociales, vecinales, asociaciones de todo tipo y organizaciones ecologistas como WWF, Greenpeace, Ecologistas en Acción, sindicatos como USO y CGT o Huelva Por una sanidad digna, que se hicieron ver y oír en la céntrica plaza, muy bien decorada, abanderada y con un ambiente festivo.

No leyó el cantautor Kiko Veneno el manifiesto reivindicativo preparado para la ocasión. Y precisamente ese fue el golpe de efecto de la Mesa esta vez.

El documento firmado ya por más de 30.000 personas y respaldado por casi un centenar de colectivos fue leído por el prestigioso abogado onubense Fernando Vergel, que en su día llevó el recurso del Colegio de Arquitectos contra la Central Térmica que abrió la puerta a este movimiento social, ciudadano y también político que ahora aspira a influir o regir el Ayuntamiento de Huelva.

Los partidos políticos PSOE, PP, IU o CC OO y UGT no respaldaron la convocatoria. Sí se dejó ver la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, María Martín. No hay que olvidar que esta protesta coincide con el período electoral abierto por la presidenta andaluza, Susana Díaz, para el próximo 2 de diciembre. Aunque la Mesa de la Ría no concurre a esos comicios regionales.

Pero el concejal de esta formación en el Ayuntamiento, Rafael Gavilán, sí subió al estrado para reclamar una vez más tanto a Fertiberia como a las administraciones que se lleven los fosfoyesos fuera de Huelva y dejen la marisma limpia. Su propuesta pasa por la descontaminación íntegra de los suelos degradados, abandonados tras el cierre de las industrias y el cumplimiento del Plan General de Ordenación de 1999 que recogió los acuerdos para la recuperación urbanística y de uso público de la Avenida Francisco Montenegro. Una propuesta que se ha convertido en el caballo de Troya de la Mesa de la Ría contra la industria, pues el cumplimiento de estos acuerdos, recuerda, afectaría de lleno a la continuidad y expansión de los recintos fabriles que aun permanecen en la zona y que han anunciado su intención de mantenerse.

El manifiesto exige “la retirada total de los fosfoyesos, del Cesio-137 procedente de las cenizas de Acerinox y demás residuos vertidos a la marisma”. Y aboga por “la mejor y máxima descontaminación de los terrenos ocupados por las industrias que han cerrado en la Avenida Francisco Montenegro”, además de que “se cumpla la aspiración histórica de la ciudad, que es la restitución progresiva y escalonada de los terrenos ocupados por la industria y la restauración de los espacios contaminados por ellas”.

El texto impulsado por la Mesa de la Ría considera que “estamos ante un momento decisivo en la historia de esta ciudad. Durante décadas Huelva y su provincia han sido tratadas como un estercolero industrial. Una ciudad de la Comunidad Europea, donde se incumplen las leyes ambientales, supuestamente, las más exigentes del planeta”.

También usa la artillería judicial de las sentencias de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo que, a su juicio,  “confirman que la empresa Fertiberia, titular de la concesión del Ministerio de Medio Ambiente, junto a Foret, han depositado ilegalmente en la marisma más de 120 millones de toneladas de fosfoyesos”. Para la Mesa de la Ría, “el resultado de esta acción es un ecocidio de tales dimensiones que permiten calificarlo como uno de los mayores de Europa”.

“Nadie que sea sensible a la justicia, a la salud pública y al Medio Ambiente puede permanecer impasible ante esta situación. Quienes proponen enterrar y tapar los residuos haciendo desaparecer la marisma para siempre, ocultan que los residuos son retirados en otras zonas. En Tarragona, en el caso Prestige y en Aznalcóllar se limpiaron ríos, lagos y mares, pero en Huelva pretenden sacrificar nuestra marisma por ser la solución más barata para Fertiberia”, insiste.

Según el texto proporcionado por los convocantes, “el Ministerio de Medio Ambiente está obligado a hacer cumplir la sentencia por la que litigó con la empresa durante 10 años y la Junta de Andalucía a supervisar para que todo el proceso se realice de acuerdo con la normativa que al respecto existe. Ambas administraciones deben exigir la responsabilidad ambiental a Fertiberia, como ya han solicitado cientos de ciudadanos por escrito. Hasta hoy, son en torno a 30.000 personas las que han firmado el manifiesto ‘Por una Marisma Limpia’ y más de medio centenar de colectivos políticos y sociales los que se han adherido a éste”.

El texto finaliza con el compromiso de “no dejar el problema a las generaciones futuras. Tenemos la responsabilidad de luchar por quienes enferman y por quienes nos abandonaron en el pasado por graves enfermedades, consecuencia de esta situación”.

La recuperación de la marisma a su estado original, generará empleo verde en una de las ciudades españolas más azotadas por el desempleo, entienden desde Mesa de la Ría.


Cerrar