Home Opinión Elecciones
Elecciones

Elecciones

66
0

Con la convocatoria de las elecciones al Parlamento de Andalucía, comienza una intensa carrera electoral. Andaluzas el 2 de Diciembre, Municipales y Europeas en Mayo de 2019 o Generales, en cualquier momento, pues aunque Pedro Sánchez se empeñe en seguir por lo menos hasta el otoño del año próximo tiene una gran dificultad de sacar los presupuestos adelante. Mal asunto tener que depender de partido de Puigdemot. Asimismo con unos Ministros, tocados en sus diversas contradicciones por la sucesión de escándalos, le va a ser difícil llegar a esa fecha. Por no hablar de las catalanas, tras la sentencia del Supremo, que enjuicia a los dirigentes del llamado "procés".

Contagiado todo ello, por la cultura en la que vivimos de la inmediatez, de la sobreinformación, que no significa mejor y más plural divulgación, hemos asistido en apenas unos meses a un cambio de Gobierno, o personajes políticos de máxima relevancia retirados de la esfera política. Por no hablar de otros huidos o encarcelados por sus propios errores de gestión en la sempiterna y cansina crisis catalana. Todo ello simplificado en la figura del Presidente del Gobierno, de ser desahuciado por su propio partido a dirigir la Nación, en solo un año.

Pero me voy a detener en la elecciones Andaluzas, la primera cita electoral que nos toca de lleno. Susana Díaz, deshojó la margarita y activó el botón electoral. Tras el fallido asalto al Palacio de Invierno, se rearma en su feudo, para dar la batalla e intentar, como favorita en las encuestas, a perpetuar durante cuarenta años al Partido Socialista andaluz, sin duda el más enraizado y centrista del Estado. Asimismo, intentará hacer valer el llamado voto útil con incorporaciones o adhesiones de la vieja guardia de Izquierda Unida. Juan Marín, con Ciudadanos, será la llave. No se trata de un candidato carismático, pero suple ello, con esas tablas de un talante necesario para un comerciante, como era su caso. Juanma Moreno, candidato Popular, le ha salvado la campana de la inmediatez para repetir, pues de todos es sabido, su tutela por parte de Javier Arenas, que como él mismo apoyaron a la candidata perdedora, Soraya. Por último Teresa Rodríguez, que representa el sector más radical del partido morado, en coalición con Izquierda Unida, que no se presenta como tal por vez primera. Una asociación que no significa mayores réditos electorales, como sucedió en las anteriores Elecciones Generales.

Queriendo hacer un pronóstico, a mi entender, solo estamos ante dos escenarios posibles tras las elecciones, a saber ; una victoria del Partido Socialista de Andalucía, a cierta distancia del segundo, obtendría el apoyo parlamentario de Ciudadanos. Para Susana Díaz es su aliado preferente, además reforzaría la posición central del partido naranja. O en caso de obtener entre los dos mayoría absoluta, un Gobierno de coalición entre el PP y Ciudadanos, donde el presidente saldría de la lista más votada, en disputa conforme a los sondeos demoscópicos. Esta última opción es más improbable, pero no imposible.

Todavía queda mucha carrera electoral, al final la decisión la tomarás tú, la tomaremos nosotros.

 

 


Cerrar