Home Opinión Ecologistas activistas se sienten atemorizados en Huelva
Ecologistas activistas se sienten atemorizados en Huelva

Ecologistas activistas se sienten atemorizados en Huelva

466
0

No hay que irse a Honduras o Guatemala para ver como Activistas que luchan por los derechos de los ciudadanos, son perseguidos, extorsionados, amenazados y en el peor de los casos asesinados por sicarios pagados por multinacionales que con toda impunidad, cometen atrocidades contra la población o contra el medio ambiente. Sencillamente, no les interesa su lucha; son una “molestia” constante, o en otras palabras, les “jode el negocio” y no pueden campar a sus anchas, o sí.

Aquí en Andalucía, precisamente todos conocen el caso del ecologista y activista Juan Clavero, a quien le metieron 49 gramos de cocaína en su vehículo, y todo porque llevaba años luchando en defensa de los caminos públicos, que habían sido usurpados en la sierra de Grazalema (Cádiz). Aquí, algunos terratenientes con mucho dinero y poder, hacen lo que le placen, sin que nadie haga nada, excepto estos activistas que se juegan su integridad y su libertad luchando por recuperar estos caminos para todos.

Han luchado manifestándose en el terreno en muchas ocasiones, acudiendo multitud de veces a todas las instituciones competentes para plantearles el problema, reuniéndose con Delegados, Consejeros, Alcaldes, etc., sin obtener grandes resultados.

Que no nos engañen por favor, el problema, no es ni más ni menos, que nos roban caminos públicos y se cortan para uso particular y exclusivo de “señoritos” y “terratenientes”  que se apropian ilegalmente de un bien de carácter público, quitándoles el derecho a los ciudadanos a disfrutar y a transitar por ellos y si no se hace nada pronto seguirán pasando cosas como estas. La impunidad o dejadez ante estos casos, es una lacra que debemos atajar contundentemente. Si las instituciones no nos apoyan estamos solos ante este problema, por lo que hay que hacer cumplir la ley antes de que sea tarde.

Actualmente en la provincia de Huelva, hay otros muchos activistas luchando por este mismo problema, como es el caso de la asociación “Los Pies en la Tierra” que está trabajando desde hace meses por recuperar caminos y vías pecuarias en la Sierra. No podemos obviar que es en la provincia de Huelva, donde más agudizado y generalizado está este problema, más que en ninguna otra provincia andaluza. Solo en nuestro Parque Natural de Aracena y Picos de Aroche, hay más de 250 Caminos Públicos y Vías Pecuarias usurpadas, pero si tuviéramos en cuenta el resto de la provincia, nos horrorizaría ver todo lo que hay. Existe un patrimonio público actualmente expoliado, usurpado y desaparecido que nos pertenece a todos los ciudadanos y ciudadanas de este país, y hay que luchar por recuperarlo, con un mínimo esfuerzo de cada Ayuntamiento de la provincia de Huelva se podría conseguir, pero no todos están dispuestos a moverse, algunos movidos por intereses de dudosa legalidad.

Solo en la provincia de Huelva tenemos más de 300 Vías Pecuarias que se usaban antiguamente para la trashumancia. Estas Vías al igual que los caminos jamás pueden perder su titularidad pública, amparada por nuestra constitución, pero en la actualidad, no contamos con ninguna que se pueda transitar libremente sin que te encuentres una alambrada o una cancela con candado que te impida el paso.

En Huelva existen aldeas con ciudadanos que por miedo guardan silencio ante injusticias como estas, y también existen ciudadanos cansados de denunciar a estos usurpadores y que sus denuncias no lleguen a ningún sitio. O que cuando llegan a los juzgados, los poderosos, que pagan mejores abogados, se salgan con la suya. Los intereses de los poderosos parecen estar muy por encima de los derechos de los ciudadanos. Y ésto ocurre en este país de manera más habitual de la que creemos.

A algunos miembros de la Asociación, no les avergüenza decir que por estar luchando por una causa justa tienen miedo, visto lo visto en Grazalema, Cádiz; miedo de la impunidad, miedo a que los responsables miren para otro lado, miedo a que los culpables tomen represalias contra ellos, miedo a la dejadez de las instituciones, miedo a que el pueblo no haga nada, miedo a que se siga permitiendo que se usurpen caminos históricos que comunicaban pueblos y aldeas, comunicaban a las personas, y aunque muchos quedaron en el olvido, siguen siendo del  pueblo y es el pueblo quien no puede permitir que esto siga ocurriendo.

No podemos permitir que el miedo nos invada, por eso tenemos que seguir luchando por la recuperación de este patrimonio nuestro, y de todos.

Antonio Abad Morano: Portavoz de 'Los pies en la tierra'

Cerrar