Home Huelva El fundador de la Hermandad de la Victoria puede perder su calle por la Ley de Memoria
El fundador de la Hermandad de la Victoria puede perder su calle por la Ley de Memoria

El fundador de la Hermandad de la Victoria puede perder su calle por la Ley de Memoria

1.70K
0

Investigadores sostienen que el presbítero Pablo Rodríguez, como se llama la vía de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, dirigía un pelotón de fusilamiento en el cementerio de Nerva

La Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, aprobada recientemente en el Parlamento de la comunidad autónoma, obliga a los ayuntamientos andaluces a la eliminación de toda simbología, denominación, distinción o reconocimiento fascista que todavía quede en sus municipios. Para ello, la nueva norma les concede un plazo de 18 meses, de modo que, pasado ese tiempo, el ayuntamiento incumplidor será multado y condenado a no recibir subvención alguna por parte de la Junta de Andalucía.

En base a ello, las administraciones locales se ven forzadas a realizar estudios para conocer qué nominaciones o símbolos puedan estar aún rindiendo homenaje en sus municipios a enaltecedores del franquismo,  pues, aunque la mayoría de los ayuntamientos ya han sustituido infinidad de nominaciones de militares y políticos sublevados, aún sigue vigente, en muchos casos por desconocimiento de las propias instituciones, numerosa simbología franquista, sobre todo declaraciones de hijos adoptivos o predilectos de renombrados franquistas y calles o plazas con nombres de “camaradas falangistas” y de pedagogos, presbíteros o poetas enaltecedores del franquismo.

Uno de estos casos es el de la calle de Huelva donde se encuentra situada la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, desde donde se realizan en Semana Santa las salidas procesionales de las hermandades de la Victoria, la Cena y las Tres Caídas. El nombre de dicha vía, que puede verse en la placa identificativa de la calle, es el de Presbítero Pablo Rodríguez, en honor al sacerdote Pablo Rodríguez González, conocido también como 'Don Litro', excapellán de la cárcel y fundador de la Hermandad de la Virgen de la Victoria.

Tal y como se expone en las investigaciones publicadas en el libro Por la religión y la patria, donde los autores Francisco Espinosa Maestre y José María García Márquez abordan las relaciones entre la Iglesia y el Golpe Militar de 1936, un participante en fusilamientos que tuvieron lugar en Nerva contó que "el pelotón lo dirigía Don Litro, quien, todavía en el camión que los conducía al cementerio, insistió en dar la comunión a varios de los que iban a morir. Llegaron al cementerio, colocaron a los detenidos frente a un muro y los asesinaron. Cuando regresaban al camión despertaron a alguien que vivía allí al lado, quizás el enterrador, que previsiblemente había presenciado lo ocurrido. Ya en el camión el cura, preocupado, ordenó al chófer que esperara, bajó, fue hacia el testigo, que seguía en la puerta de la casa, y sin mediar palabra le descerrejó un tiro en la cabeza".

Se da la circunstancia de que el nombramiento de la calle de Presbítero Pablo Rodríguez, en homenaje al sacerdote al que se refiere la citada publicación y fundador de la Hermandad de la Victoria, se produjo durante la presente etapa democrática.

Cerrar