Home Opinión ¿Necesita España un Mayo del ’68?

¿Necesita España un Mayo del ’68?

125
0

(Texto: Sixto Romero Sánchez, presidente de la Academia Iberoamericana de La Rábida y profesor de la UHU; acaiberabida@gmail.com)

Lo que está sucediendo en España no tiene nombre.

Viene a mi memoria el alegato del escritor francés Émile Zola, "J' accuse". Es bien conocida en 1897 su implicación en el caso Dreyfus, militar francés, de origen judío, culpado falsamente por espía. La versión íntegra del artículo podéis leerla, en español en favor del capitán Alfred Dreyfus, en una carta abierta al presidente francés M. Felix Faure, y publicado por el diario L'Aurore, el 13 de enero de 1898.

Era la primera síntesis del proceso, y se leyó en todo el mundo. La reacción del gobierno fue inmediata. Un agitado proceso por difamación (con gran violencia, centenares de testigos, incoherencias y ocultaciones por parte de la acusación) le condenó a un año de cárcel y a una multa de 7.500 francos que pagó su amigo y escritor Octave Mirbeau (periodista influyente, crítico de arte y comprometido con la verdad y la justicia. Fue además un novelista de éxito así como un dramaturgo de fama europea que, aún triunfando en todas las grandes escenas, no dejó de seducir, lo que es muy raro, a las vanguardias artísticas y literarias).

Agobiado por la agitación que causó su proceso, Zola se exilió en Londres, donde vivió en secreto. A su regreso, publicó en "La Vérité en marche" sus artículos sobre el caso. Sólo en junio de 1899, con la prosecución del proceso, puede regresar a su país. Pero Alfred Dreyfus fue condenado, con atenuantes, y Zola le escribe nada más llegar. Zola adquiere una gran dimensión social y política, pero tiene grandes problemas económicos (la justicia le embarga bienes) y es puesto en la picota por medios muy influyentes.

¿No os suena esta historia cuando algunos jueces han querido limpiar las tropelías realizadas por nefastos gobernantes?

Gente buena, inteligente y trabajadora,... que han dado mucho y siguen dando, y que desgraciadamente no darán por nuestro país, está siendo maltratada. Tiempos convulsos en la España nuestra actual que necesita nuevos amaneceres y nuevos impulsos de raciocinio que la vuelvan a consolidar como una nación fuerte, influyente y, sobre todo democrática. Son ya demasiados los acontecimientos de:

* Violencia de género
* Asuntos de drogadicción
* Corrupción política
* Sangre azul que corre por venas que ni ve ni oye
* Jueces y fiscales débiles con los corruptos y que se ensañan con los débiles
*.....

Por obra y gracia de una JUSTICIA INJUSTA en un ¿país democrático? se permite que los autores de tales tropelías salgan casi impunes y se vayan de rositas.

España no va mal sino muy mal; es preocupante lo que está sucediendo.

Ante esta situación no podemos dar crédito a la actitud de políticos sordos, cobardes, silenciosos, ....que con ella se hace más daño que las inoportunas intervenciones a las que nos tiene habituados algunos medios de comunicación.

ESPAÑA NECESITA UN MAYO DEL 68 francés para que se realicen reformas profundas en justicia, educación, salud, cultura, mundo empresarial y sindical,....para hacer frente al más duradero malestar social sin precedentes. Las autonomías no funcionan como deberían, no hay una que se libre de casos de corrupción, las diputaciones y senado,¿para qué? ¿Cementerio de elefantes? ..¿Y qué hablar de las puertas giratorias?

En definitiva, la realidad es que no se mueve nadie, no nos movemos, y tal vez sea la hora de comenzar un movimiento solidario de la ciudadanía para acabar con esta insostenible situación.

Reclamo con humildad, desde la impotencia que estamos soportando, como lo hizo mi admirado Stéphane Hessel, la INDIGNACIÓN de los jóvenes y menos jóvenes, ante tanta injusticia. Para el futuro, nos jugamos mucho: la libertad, valor más importante de la humanidad.

Cerrar