Home Condado La carretera A-483 tendrá un nuevo paso de fauna para reducir atropellos de linces
La carretera A-483 tendrá un nuevo paso de fauna para reducir atropellos de linces

La carretera A-483 tendrá un nuevo paso de fauna para reducir atropellos de linces

49
0

La Junta inicia los trámites para construir el túnel entre Almonte y El Rocío, que facilitaría el tránsito de los felinos en el entorno de Doñana

La Consejería de Fomento y Vivienda ejecutará en 2017 un paso de fauna para facilitar el tránsito del lince ibérico en la carretera A-483, entre Almonte y El Rocío, que contará con una inversión inicial de 798.512 euros. En una nota, la Junta ha informado de que ya ha iniciado los trámites para la contratación de esta actuación, cuya licitación saldrá a concurso a principios del próximo año.

Esta intervención se enmarca en el protocolo de colaboración firmado por las consejerías de Fomento y de Medio Ambiente en septiembre de 2014 para el desarrollo de acciones orientadas a evitar accidentes en carreteras por atropello de fauna, y está en consonancia con el Proyecto Life para la ‘Recuperación de la distribución histórica del lince ibérico’. Este protocolo se puso en marcha tras los últimos atropellos de linces registrados en la comunidad, cuenta con una inversión de 1,23 millones de euros y estará vigente hasta marzo de 2017. Las inversiones recogidas en este protocolo se vienen realizando con cargo a los presupuestos de la Consejería de Fomento y Vivienda, en concreto al programa de ‘Movilidad de infraestructuras viarias y de transportes’, cofinanciado con Fondos Europeos.

Entre las actuaciones programadas se encuentra esta construcción del paso inferior de fauna, una intervención que se ha priorizado a partir del trabajo de campo llevado a cabo por técnicos y responsables de la Junta y de los análisis y estudios realizados con el fin de programar aquellas obras más necesarias en los puntos en los que se detecta una mayor concentración de atropellos.

Esta actuación consistirá en la construcción de un paso inferior situado en el punto kilométrico 20,8. La estructura, que tendrá una longitud de 15 metros, se compone de un marco de hormigón armado de siete metros de gálibo horizontal y de 2,5 metros de gálibo vertical y la losa inferior será de 0,60 metros de espesor y la losa superior, de 0,40 metros. La solución adoptada implica, además, una elevación de la rasante de la carretera y una mejora de la intersección que da acceso al Polígono Industrial Matalagrana por su cercanía, ya que se localiza en el punto kilométrico 20,4. El proyecto contempla un cruce en forma de T con carriles de espera y carriles de aceleración y desaceleración.

lince

En el año 2014 se observó un aumento de atropellos de fauna silvestre en las carreteras, ligados al aumento de las poblaciones linceras (han pasado de 92 ejemplares en 2002 a 361 en 2015) y la consiguiente expansión de la superficie con presencia de este animal, que ha experimentado un incremento estimado en más de 1.000 kilómetros cuadrados. Además, la nueva cepa de la enfermedad hemorrágica del conejo hace que los ejemplares de linces se dispersen aún más buscando nuevas zonas de campeo y se sitúen en áreas próximas a las vías de comunicación. Todo ello pone en evidencia la necesidad de destinar recursos a la consolidación de esta especie.

Valla de cerramiento de la carretera

Actualmente, la Consejería de Fomento y Vivienda está desarrollando, con una inversión de 47.815 euros, trabajos de reparación de la valla de cerramiento en la A-483 en diversos tramos situados entre los puntos kilométricos 29,45 y 36,5, entre El Rocío y Matalascañas. La ejecución de estas obras implica el segado de la vegetación adyacente a la valla, el desmontaje de la parte deteriorada y su sustitución por 1.620 metros lineales de cerramiento de tres metros de altura, de los que 50 centímetros estarán enterrados.

Por otro lado, en la A-481, en el entorno de Doñana, entre Villamanrique de la Condesa (Sevilla), Hinojos y Chucena (Huelva), se llevó a cabo en 2015 la ejecución de 2.000 metros de valla y a finales de 2014 se trató el firme en una longitud de tres kilómetros para aumentar el ruido provocado por el paso de vehículos con el fin de alertar a los animales y advertir a los conductores de que están circulando por una zona de peligro por la existencia de fauna. Esta actuación se reforzó con señalización vertical y limitación de velocidad.

Además, de manera periódica, se realiza un control de la vegetación adyacente a la carretera para aumentar la visibilidad de los conductores frente a un animal que se dispone a cruzar.

Cerrar